Buscar

jueves, 30 de septiembre de 2010

El Venado Cola Blanca


El Mamífero Nacional de Honduras, instituido según Decreto Legislativo N° 36-93 de fecha 28 de junio de 1993; como una medida para preservar nuestra fauna nacional y sobre todo el medio ambiente de la depredación desmedida del hombre. El Venado Cola Blanca (Odocoileus virginianus), bello ejemplar de nuestra fauna nacional habita en llanuras y sierras ricas en vegetación y se puede encontrar donde quiera que existan vastos pinares; permaneciendo siempre fiel a la localidad que eligió por primera vez. Se le ve por la noche y casi siempre lleva una vida solitaria.

Este mamífero rumiante alcanza un peso promedio de 35 a 40 kg. Tiene una alzada medida a la cruz de 73 cm. por 140 cm de largo, incluida la cola. Su alimentación es a base de hierbas, hojas, renuevos, líquenes, musgos y hasta frutas.

Los machos poseen una cornamenta que mudan cada año; tienen un olfato muy sensible y son magníficos nadadores. De las dos especies que habitan en nuestro país, el Venado Cola Blanca es el de mayor tamaño. Sus dos mayores enemigos naturales son el Puma y el Jaguar, además del hombre. Este cérvido, cuando levanta su singular cola, corre y da la señal de alarma a la manada.

Lamentablemente y pese a los “esfuerzos” que se hacen por preservar la vida de nuestro mamífero nacional, aún son objeto de cazadores inescrupulosos y de otras personas que por ignorancia, los asesinan sin misericordia, es por esto que todos y todas estamos obligados a defender esas especies frágiles que están amenazadas por mano del hombre inconsciente y que son parte del equilibrio ecológico del país y del planeta.


En Cooperación con Brassavola Digbyana


sábado, 25 de septiembre de 2010

La Guacamaya, el Ave Nacional



Si bien existen dos especies de guacamayas que forman parte de nuestra fauna nacional: la guara verde (Ara Ambigua) y la guara roja (Ara Macao), mediante Decreto Legislativo N° 39 del 28 de junio de 1993, se instituye a la Guacamaya o Guara Roja como el Ave Nacional de Honduras.

La Guacamaya es un ave prensora que pertenece a la familia de las psitácidas. Se alimenta de néctar, semillas y frutas, en las partes altas de los arboles. Habita desde México hasta el norte de Bolivia. Su hábitat natural son zonas muy selváticas y en nuestro territorio generalmente habita en La Mosquitia y la Biosfera del Rio Plátano.

La Guacamaya tiene todas las características de un loro común, con la singularidad de poseer un plumaje de colores muy vivaces, amarillo, rojo y azul. Tiene una atractiva cola, muy larga y puntiaguda. Su pico bicolor es grande y fuerte, apto para romper superficies duras o para utilizarlo haciendo funciones de extremidad al trepar por las ramas de los árboles. Estas aves viven aproximadamente 70 años y forman parejas muy unidas de por vida. No hace nido, pero sí ocupan huecos en los árboles muy altos; ponen de dos a tres huevos, los que incuban entre 21 y 28 día. Las guacamayas, además de ser conocidas como “guaras”, también se les conoce como “papagayos” o “lapas”.

Esta hermosa especie, actualmente sigue siendo presa del tráfico de personas inconscientes que las compran y venden sin ningún tipo de escrúpulos.



En Cooperación con Brassavola Digbyana

martes, 21 de septiembre de 2010

La Orquídea Nuestra Flor Nacional



Mediante Decreto Legislativo N° 95 del 25 de noviembre de 1969; se declaro a la Orquídea Brassavola Digbyana (Rhyncholaelia Digbyana) como nuestra flor nacional; (siendo anteriormente la Rosa). Se decidió hacer el cambio en vista que la Rosa es una flor si bien muy hermosa, es originaria del medio oriente y no de nuestro país, y tomando en cuenta que la Flor Nacional como símbolo sagrado de la Patria debe ser representativa de nuestra nacionalidad, y esta siendo autóctona de Honduras y por sus características excepcionales de belleza, vigor y distinción era sin duda la mejor elección.

Así mismo en ese momento se dictaron disposiciones pertinentes para su conservación en su estado natural y la protección de los sitios donde se cultiva, el control de su comercialización y la difusión del conocimiento científico en los medios escolares.


En Cooperación de Brassavola Digbyana

viernes, 17 de septiembre de 2010

Breve Explicación del Himno Nacional de Honduras


Nuestro Himno es uno de los más extensos del mundo, sin embargo así como es su extensión así es su riqueza musical y literaria; escrito de la inspiración de los más nobles sentimientos del poeta hondureño Augusto Constantino Coello Estévez (01/09/1883-08/09/1941) con tan solo 21 años de edad y adornado con los acordes musicales del Maestro Alemán Carlos Hartling (02/sep/1869-13/ago/1920). Es una remembranza cronológica de nuestra historia desde el periodo pre-colombino, descubrimiento, Conquista, Colonización y la Proclamación de la independencia en 1821, el Himno está compuesto musicalmente por siete estrofas llamadas solos y el coro que se repite al final de cada estrofa, cada cual con ocho versos decasílabos siendo en su total 64 versos.



Coro: Es el canto a la patria, haciendo referencia a dos de sus símbolos mayores: La Bandera y El Escudo, ambos como expresión del valor autentico de nuestra nacionalidad desde los aspectos material, moral e intelectual. Enmarca de una forma muy poética las franjas azules como parte del cielo azul que nos cubre y el amor fraternal que debe reinar entre los hondureños y adornada esta en el centro con una franja tan blanca como la nieve, simbolizando la paz que debe reinar en nuestro país.



Así mismo nos hace referencia a nuestro Escudo como aquel emblema, también portador de un significativo fragmento de nuestra historia, y en cual apreciamos los mares que bañan escudando nuestras costas, con un volcán en el centro sinónimo de la bravura de nuestro pueblo, y el astro rey esparciendo luz.



Primera Estrofa: Se refiere a como se encontraba nuestro territorio antes de ser descubierto en el año de 1502, por Cristóbal Colón, con todas nuestras riquezas materiales y aquellas tierras vírgenes, que no habían sido exploradas antes, consagrando aquel hallazgo inesperado, con el beso del mar acariciando sus costas.



Segunda Estrofa: Hace referencia a también a los viajes que Colón emprendió y que al llegar a nuestro territorio, tomo posesión del mismo en nombre de los reyes españoles Fernando de Aragón e Isabel de Castilla.



Tercer Estrofa: Nos recuerda la lucha que emprendieron los aborígenes en la defensa de nuestro territorio, encabezados por el bravo Cacique Lempira que ofrendo su vida en esa lucha, en las alturas del Congolón, sin poder vencer aquellos invasores, pero heredándonos esa bravura a todos los hondureños.



Cuarta Estrofa: Nos da una reseña de los tres siglos que duro la dominación española, en nuestra patria, y las acciones que se emprendieron para lograr nuestra independencia, hasta los días en que llegaron noticias del comenzó en Europa de la Revolución Francesa.



Quinta Estrofa: Es una remembranza directa de esa lucha emprendida por el pueblo francés contra la monarquía de Luis XVI y María Antonieta, de cómo levantaron un día la frente diciendo basta ya, y ganando para sí y para el resto de la humanidad el legado de tres derechos divinos como ser: Libertad, Igualdad y Fraternidad.



Sexta Estrofa: Evoca las acciones iniciadas por nuestros antepasados para lograr nuestra independencia, así como lo hizo el pueblo francés con la ligera diferencia que en Centroamérica poco antes de iniciar una lucha armada, la independencia se negocio de una forma pacífica aunque no del todo justa, ya que habían muchos intereses económicos en juego.



Séptima Estrofa: Es toda una promesa que los hondureños y hondureñas hacemos a la patria diciéndole que antes de verla humillada y arrodillada bajo otro yugo, profanado su suelo, nuestro escudo o nuestra bandera como símbolos de nuestra dignidad, estamos dispuestos a ofrendar con honor y orgullo nuestra vida como antes lo hicieron Lempira y Morazán.





En Cooperación con Brassavola Digbyana


jueves, 16 de septiembre de 2010

El Pino Árbol Nacional




Instituido mediante Acuerdo Legislativo N° 429 el 14 de mayo de 1928 por ser este el ejemplar que más contacto tiene con el hondureño. Las riquezas naturales existentes en el territorio nacional exigen de parte de los hondureños que se brinden medidas protectoras para la conservación del Pino (Pinus Oocarpa).

Las leyes aprobadas para proteger la naturaleza representan una medida necesaria para su conservación, pero también es muy provechosa para fomentar la cultura cívica de todos los hondureños. Tomando en cuenta que el Pino o pino ocote representa el ejemplar de nuestra flora nacional que más contacto tiene con los hondureños en todo el país, ya que por su abundancia es aprovechado en múltiples formas, razón por la cual se dispuso reglamentar el uso que se hará de él, evitando la destrucción innecesaria ocasionada por la tala o incendio inmisericorde de los bosques, de la misma forma se implantar, por medio de las autoridades de toda índole y centros de enseñanza, el hábito de poblar los bosques en general, haciendo hincapié en la replantación de estos árboles.



En Cooperación con Brassavola Digbyana